La rutina Coreana: o cómo recuperar el control sobre tu piel - Kiowo Beauty Store

La rutina Coreana: o cómo recuperar el control sobre tu piel

LA RUTINA COREANA: O CÓMO RECUPERAR EL CONTROL SOBRE TU PIEL

Se ha hablado largo y tendido sobre los beneficios de la rutina coreana de diez pasos hasta la saciedad pero, ¿es realmente tan buena como la pintan? ¿De verdad merece la pena? ¿Los resultados son mucho mejores que los de una rutina occidental “normal”? ¿Los beneficios son estéticos?

Supongo que son las preguntas normales que pueden pasar por la mente de una persona cuando le dicen que se aplique entre cinco y diez productos diferentes cada vez.

Soy maquilladora, y la genética me ha regalado una piel bastante especial. Aquí algunas características:

Dermatitis atópica

Acné hormonal

Extrema sensibilidad al sol

Irritación.

Rojeces

Zona T grasa

Descamación.

Aplico la doble limpieza desde hace algunos años, cuando leí por primera vez sobre ella, y dudaba seriamente de que este método pudiese aportar mucho más a alguien que seguía una rutina de cuidado a rajatabla como yo. No faltaba sérum, hidratante, contorno de ojos y doble limpieza, aparte de algún aceite y mascarilla ocasional, así como la exfoliación. Nada de dormir con maquillaje y la protección solar era religión.Otro gran problema eran los productos.

Después de tirar muchísimo dinero durante mi adolescencia en cremas que me daban reacción al segundo uso, acabé chequeando sin descanso las etiquetas de cada cosmético que adquiría, aprendiendo por ensayo-error a huir de cosas como el alcohol, los parabenos, los aceites minerales, etc.

Mi tocador, hasta hace seis meses, parecía el de 3 personas diferentes. Había productos hidrantes, pero también seborreguladores, para calmar las rojeces, pero también para los granos, distintos tipos de limpiadores y desmaquillantes. En sólo una semana mi piel podía sufrir rojeces, acné y descamación por sequedad… intentaba atajar todos los frentes con la variedad de productos, pero mi piel raramente estaba “bien”. Por no hablar de que las fórmulas que toleraba, solían oscilar entre 30 a 50 euros. Después de informarme mucho al respecto, hice mi primer pedido en Kiowo, incluyendo el primer paso nuevo en mi rutina: la esencia. Tardé dos aplicaciones en apreciar el efecto. No en la estética de mi piel, sino en la absorción de productos.

Una de las esencias mas galardonadas de Corea es la Time Revolution The First Treatmente Essence de Missha

Lo aplicaba después de la limpieza y antes del sérum… que desaparecía en mi piel en tiempo récord. Tras tres o cuatro días, quizás por la esencia en sí misma, o por el mejor”aprovechamiento” del resto de la rutina gracias a ella, empecé a ver cambios visibles. La irritación “sin motivo” era cada vez menos frecuente. Con algo más de confianza, me decidí a pedir un tónico (que para mí era un paso un poco sin demasiado sentido, sustituible por agua termal o de rosas).

El tónico hacía que la esencia se absorbiera todavía mejor, y el volumen de cosmético que mi piel era capaz de absorber aumentaba por momentos. Cuando quise darme cuenta, sin contar la limpieza, mi cutis asimilaba (sin un horrible residuo en la superficie) 7 productos diferentes, mejorando no sólo su aspecto, sino mi comodidad en mi propio cuerpo… cada vez más libre de rojeces, y picores… y reacciones virtulentas. La dermatitis sigue ahí, pero cuando se presenta, al igual que el acné hormonal, no hace de manera mucho más suave y controlada, creándome menos molestias estéticas y sintomáticas. Para mí ha sido lo más similar a una solución, para alguien que pensaba que lo había probado todo.

Algunos tónicos indicados para pieles sensibles son el Natural Skin Toner de Sesamis o el Supple Preparation Facial Toner de Kliars

LOS PRODUCTOS COREANOS: O CÓMO DIVERTIRTE MIENTRAS TE CUIDAS.

La intolerancia de mi piel me hizo coger cierto “miedo” a probar cosas nuevas… para mi la compra de cosmética era como jugar a la ruleta rusa, pero si no iba buscando nuevas alternativas, acababa sufriendo “acostumbramiento” a ellos. Recuerdo haber mirado al milímetro las fórmulas de los productos que pedí por primera vez, eligiendo lo que consideraba más seguro a mi criterio, a saber: ácido hialurónico, mucina de caracol y nada con alcohol y aceites minerales. Incorporé cada producto con una semana de diferencia y el resultado fue inmejorable: tolerancia perfecta. Respiré aliviada antes de lanzarme a la exploración. Poco a poco, probé una cantidad nada desdeñable de tratamientos: Cremas, contornos de ojos, limpiadores, desmaquillantes, sérum, loción, tónicos, esencias… eligiendo en función de mi tipo de piel y un buen vistazo a la composición: quería tener una opinión formada antes de escribir este apartado.

Conclusiones:

  • Contras: Unos POCOS productos no me gustaron. Y con gustar me refiero a mi opinión personal en cuestiones de aplicación, o quizás resultados no muy visibles en mi piel, pero en todos los casos pude TERMINAR DE UTILIZAR LOS BOTES.
  • Pros: Evidentemente la formulación es bastante superior a los productos occidentales, no sé si necesariamente en cuestiones de resultados (ya que no tolero muchos productos como para comparar, como he señalado), pero en tolerancia para mí tienen un 10. Nada, y repito NADA (exceptuando una única mascarilla de tejido que probé que me dio un ligero picor) me ha dado reacciones alérgicas o incomodidades de ningún tipo.

Esto me ha dado una nueva sensación de libertad y ¿Por qué no? Diversión a la hora de probar cosas nuevas… explorar y poder elegir por olor, sensorialidad o incluso preferencias personales en cuanto a los formatos sin estar coartada por los riesgos que implicaba para mi el uso de cosmética, y su consecuente pérdida de dinero en el proceso. A día de hoy, salvo algún producto suelto, mi neceser entero está formado por productos coreanos, y no puedo ser más feliz con ello. La sensación de mirarte al espejo mientras llevas un potingue que te da un aspecto ligeramente ridículo, y saber que lo haces por mimarte en lugar de por atajar un problema, es algo que no tiene precio. <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *